Saltar al contenido

¿Cómo elegir la rodillera adecuada?

Són numerosos los modelos y tipos de rodilleras que nos encontramos a la venta, dándonos un gran número de opciones para acertar  al máximo nuestra elección, y escoger la rodillera mejor para nuestra prevención o dolencia.

Vamos a tratar todas la variantes para  que acertéis en vuestra compra.

 

¿ Que prevención de lesión o dolencia tengo?

Es importante saber para que prevención, lesión, dolencia o para que queremos la rodillera. És recomendable que un profesional sea quien os recomienda un tipo de rodillera u o otro. Aún así, si sabes que parte de tu rodilla quieres proteger, puedes ver las rodilleras según la lesión o que parte quieres proteger.

¿Que talla de rodillera necesito?

En el momento de comprar una rodillera es importante que sea de la medida que necesitamos. Si no se ajusta bien, y nos va grande, hará que la rodillera no sea tan efectiva, y una rodillera pequeña será muy molesta ya que dificultará nuestro riego sanguíneo.

Para saber que talla de rodillera necesitamos, tenemos que medir el contorno de la rodilla con una cinta métrica.

  • Talla XS para rodillas con un contorno menor de 35 cm.
  • Talla S entre 34 y 36 cm.
  • Talla M entre 36 y 38 cm.
  • Talla L entre 38 y 41 cm.
  • Talla XL entre 41 y 44 cm.
  • Talla XXL entre 44 y 49 cm.

* Estas medidas son las generales, pero en cada rodillera hay la especificación para la medida del contorno de cada rodilla.

¿ De que material tiene que ser la rodillera?

También es importante escoger el material más óptimo para nuestra rodilla, hay una serie de factores que pueden darnos distintos atributos a nuestra rodillera

  • Neopreno: Es el material más común en la fabricación de las rodilleras. Este nos aporta buena sujeción con flexibilidad y mantiene el calor corporal. Por contra, le faltaría transpiración. Es un material que se recomienda para dolencias de artrosis, artritis, traumatismos, lesiones en meniscos, luxaciones y en  esguinces de ligamentos.
  • Tela elástica: Normalmente se usa para la práctica deportiva. Són rodilleras que nos aportan sujeción aunque no evitan en su totalidad el desplazamiento. Són recomendadas para prevenir lesiones o bien si ya hemos realizado la recuperación de una lesión, estar más protegidos a recaídas. Al ser de tela són mas traspirables y más cómodas.